Lean Manufacturing en la empresa/ economía de los gestos en casa

grocery cart with item
Photo by Oleg Magni on Pexels.com

Entiendo Lean Manufacturing como una filosofía que pone en marcha estrategias para utilizar los recursos necesarios y el menor tiempo posible para hacer lo que hay que hacer en el momento adecuado.

Hasta donde sé, se emplea esta filosofía en la industria, la ingeniería y la aeronáutica. Las personas que conozco que trabajan con este método están encantadas. Se invierte un tiempo inicial para después optimizar todas y cada una de las tareas que se realizan.

Conozco algún caso en que esta metodología se ha convertido en filosofía de vida, al igual que para mí.

En la esfera doméstica lo denomino economía de los gestos. Me ahora una buena cantidad de tiempo y de dinero. Para implementar el método es esencial tomarse un tiempo inicial, para pensar qué quieres hacer en cada espacio de la casa; qué necesitas a diario para tenerlo a mano; cómo te quieres sentir en cada espacio y qué es importante para ti. Después de diseñar los espacios tal y como quieres, el siguiente paso es establecer unas rutinas que permitan el mantenimiento de ese orden.

Comparto algunos ejemplos de mi propia economía de los gestos:

  • No tengo despensa. Únicamente compro lo que necesito y lo que voy a comer cada día. Con esta práctica ahorro una enorme cantidad de dinero, de espacio y de tiempo (colocar, clasificar, almacenar, mirar caducidades…). Además me permito elegir, aquí y ahora, lo que me apetece comer y alimentarme con alimentos frescos y recién cocinados.
  • Diseño mi lista de la compra en base a la organización del establecimiento. Conozco la organización, por pasillos, de las tiendas donde hago habitualmente la compra. Mi lista sigue ese orden, de modo que no pierdo tiempo buscando, ni encuentro lo que no busco, voy directa a lo que quiero comprar.
  • Los productos frescos los compro en mercado tradicional y en los pequeños establecimientos de mi barrio. Organizo estas compras por la ubicación de las tiendas, de la más lejana al más cercana. Cada paso que doy hacia mi casa tiene un sentido.
  • Las tareas de la casa las tengo organizadas por bloques de modo que todo se va haciendo de manera fluida. Una lleva a la otra, en coherencia.
  • Los cables de los diferentes dispositivos están sujetos con bridas e identificados para saber en todo momento a qué corresponde. De esta forma ahorro el tiempo de desenredar los cables, de buscar constantemente el principio y final para identificar a qué electrodoméstico pertenece. Me permite la limpieza segura de todos los espacios pues no hay cables sueltos.
  • Los armarios de ropa están organizados siguiendo el siguiente orden. Arriba, las prendas de la parte superior del cuerpo. Abajo, las de la parte inferior del cuerpo. Dentro de cada apartado, las prendas están agrupadas por colores (oscuro a la izquierda, claros a la derecha), por tejidos y por largo.  De este modo puedo repasar todo mi armario, visualmente, e indicar a cualquier persona dónde está exactamente una prenda.
  • Los armarios de la cocina, atienden a una organización lógica de uso, de tal manera que todo está a mano, a la vista y localizable.
  • Me permito tener cajones “desastre” donde guardo lo que no está clasificado siguiendo los criterios anteriores y es de uso esporádico. También existe un orden coherente dentro del aparente desorden.

Mantener ordenada y limpia la casa me permite ahorrar una enorme cantidad de tiempo, me produce calma y bienestar mental.

El-orden-de-tu-casa-es-el-orden-de-tu-mente

La mayoría de las rutinas las he heredado de mi familia. Sin embargo, si te interesa incorporar estrategias de orden, criterios de clasificación y optimización de tareas, puedo decirte que me ha sido particularmente útil indagar en: Lean Manufacturing, las 5S, y el Feng Shui. 

Hasta la próxima,

Marina

2 comentarios sobre “Lean Manufacturing en la empresa/ economía de los gestos en casa

  1. Ya, es que tus niños aún son pequeños, pero confía porque se puede, lo digo desde la vivencia. Respecto a los pasillos, lo cambian por estrategia, para que te pierdas y encuentres lo que no buscas. El día que cambian en las tiendas a las que yo voy, me tomo el tiempo para escanear los cambios para diseñar nuevamente mis lista de la compra, ese día compro lo imprescindible o nada, otra estrategia que te comparto, por si te sirve. Un gran abrazo querido amigo.

    Le gusta a 1 persona

  2. Yo he intentado hacer eso varias veces, pero solo lo consigo cuando estoy solo. Ir todos los días a comprar con los niños some una inversión alta de tiempo, demasiada para el que dispongo. Eso sin contar que los pasillos de las tiendas me los cambian con relativa frecuencia… Pero lo mismo más adelante se logra… Besitos bombón

    Le gusta a 1 persona

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s