Miedo

miedo

Este verano Ernesto Capuani, uno de los lectores de “Palabras que acompañan” me proponía escribir sobre el miedo a volar.

Apreciado Ernesto, soy piloto de ultraligero, no tengo miedo a volar, es más, adoro hacerlo. Me comprometí a escribir sobre los temas que los lectores me propusieran y con ello he aceptado abrirme a lo nuevo, a lo desconocido para mí. Te doy las gracias por haberte arriesgado a plantear un tema, por haber sido el primero en hacerlo y por el reto que me has ofrecido.

Para concretar lo que planteas se me ocurre utilizar la metáfora, como método para orientarte a una posible solución. Me explico, el caso concreto que nos ocupa está relacionado con el miedo a volar. ¿Qué significado metafórico tiene volar? Me vienen a la mente: salir de la zona de confort, abandonar el nido, ir tras lo que uno desea, abrirse a lo nuevo y a lo desconocido, … Si alguna de estas frases coincidiera metafóricamente con el miedo a volar que planteas, podríamos orientar más específicamente los recursos para trabajarlo y tal vez para superar ese miedo que “esconde” algo más profundo. Dependiendo de lo arraigada o arcaica que sea la dificultad habrá que orientarla de un modo u otro. Si este miedo habla de ti, te sugiero solicitar apoyo profesional. Si lo planteaste por curiosidad confío haberla satisfecho.

Aprovecho para comentar que el miedo, en general, es una emoción primaria cuya función esencial es garantizarnos la supervivencia. Como el resto de emociones carece de valencia, ni es positiva ni es negativa, la etiqueta se la ponemos los humanos. Decir que una emoción es positiva o negativa es una manera de decir “me ayuda” o “me dificulta”, “va a favor de mi vida o va en contra de ella”. Cuando el miedo nos ayuda a protegernos lo vivimos de una manera positiva. Cuando el miedo nos limita y nos coarta, para que respondamos adecuadamente al reto que nos plantea la vida, lo vivimos de manera negativa. La anatomía y fisiología del miedo es muy compleja pues está diseñada para responder precozmente ante una amenaza, incluso nuestro cerebro puede generar ideas de tal modo que, sin haber amenaza real, se activen todos los recursos bioquímicos propios del miedo real.

¿Qué solemos hacer cuando sentimos un miedo limitante?

Hay varios autores que han trabajado el miedo específicamente. Hoy traigo a Jünger Klaric porque en sus conferencias ofrece una mirada transformadora. Él habla del miedo como oportunidad para avanzar, para atrevernos. Él comenta tres escenarios posibles y reales:

  1. Cuando sentimos miedo pero lo ignoramos. Es aquello de “ojos que no ven, corazón que no siente”. Por un instante volvemos al momento evolutivo en el que si no se ven las cosas no existen. ¿Nos ayuda esta postura? Generalmente no, no nos ayuda en nada, es más, supone un esfuerzo añadido tratar de ignorar algo que sabemos que existe y que nos limita.
  2. Cuando sentimos miedo y nos resistimos a él. Ahí le echamos un pulso al miedo y le decimos “o tú o yo”. Nos sentimos por encima de él. Estamos todo el día peleando y perdemos nuestra energía en ello. Es una respuesta ineficaz.
  3. Cuando sentimos miedo y lo vemos, lo admitimos, lo aceptamos, lo agradecemos se produce la revolución. Estamos en disposición de caminar junto al miedo, de hacer de él un aliado que nos permita evolucionar y transformarnos.

Jünger ofrece en sus conferencias diferentes estrategias para aliarse a los miedos. Me gusta su mirada creativa y os animo a encontrarlo en YouTube.

Hasta la próxima,

Marina

2 comentarios sobre “Miedo

  1. Gracias Ernesto. Tranquilo, mi compromiso es mantener encendida esta luz, como tú dices. La experiencia es un grado para todo y después del episodio de la papelera, que conoces de cuidar con cuidado, ahora tengo presente el valor de mi trabajo y el valor del tiempo que cada uno de los lectores dedica a leer mis palabras. Seguimos compartiendo palabras que acompañan. Gracias por tu presencia.

    Le gusta a 1 persona

  2. Buenas noches:
    Gracias por tu reflexión, gracias por tus palabras. Me has recordado la película Inside Out; una de las emociones es el miedo. Sobre esto ya han hablado filósofos como Descartes.
    Es muy interesante lo que publicas…, por favor no apagues esta luz de palabras que nos permiten leer cosas interesantes e importantes en estos desquiciados tiempos.
    Gracias.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s