Enamorarse

enamorarse

Las palabras que elegimos para comunicarnos son muy poderosas y hablan “alto y claro” de nosotros. Hay quienes “juegan” y dicen “en-amor-miento” para referirse al inicio del proceso del encuentro amoroso. Otros dicen “en-amor-a-dos” para referirse a lo mismo. Energéticamente la diferencia es significativa. Vivencialmente la experiencia es radicalmente diferente cuando nos relacionamos desde la manipulación o desde la autenticidad.

Como sabéis, Montse Montano y yo, estamos pendientes de publicar nuestro libro sobre el Amor. En él, hemos dedicado un capítulo al conocimiento científico del amor, a su bioquímica y al sentido que tiene el propio proceso de enamorarse.

atajos

En el amor tampoco hay atajos. Una vez que dos personas se encuentran y se activa la química del enamoramiento, lo natural es disfrutarlo y vivirlo, sabiendo que es la primera fase, del amplio proceso, que nos conduce a la verdadera intimidad. Cuando queremos utilizar un atajo para llegar a la intimidad, evitando la química, lo que hacemos es perpetuar el ciclo impidiendo avanzar la relación. C. Jung decía que lo que resistes, persiste. Esto que comento viene a explicar uno de los motivos por los cuales, en ocasiones, vivimos “el día de la marmota” en nuestras relaciones. Cambia la persona, pero la situación se repite una y otra vez. Si te resuena lo que lees te propongo revisar tu coherencia interna (pienso-siento-hago). Me parece importante recordar que cada uno tenemos nuestro ritmo y nuestro momento para tomar consciencia y para realizar saltos cuánticos evolutivos, así como que todos los pasos son necesarios.

Hombres y mujeres, tenemos heridas internas que sanar. La vía natural más “purificadora” para lograr la sanación es la relación de pareja. En el contexto de la formación en Nuevas Constelaciones Familiares, que realizo con Brigitte Champetier, he constatado la eficacia del ejercicio sistémico, que ella propone, para sanar la relación con nuestras exparejas. El ejercicio es sanador “per se“, además facilita el comienzo de una nueva relación desde un lugar consciente, respetuoso y amoroso. Os lo enlazo aquí 

Conversar es una práctica humana que favorece el encuentro. Escuchar atentamente al otro, poder expresarse desde lo más profundo y compartir espacio mutuamente son ingredientes esenciales de la conversación. Las preguntas son un recurso esencial para explorar el mapa emocional y vivencial de la persona que despierta nuestro interés, nuestra curiosidad y nuestro deseo. Enlazo aquí una encuesta, de carácter divulgativo, con 36 preguntas para quienes quieran enamorarse.

Imagina que puedes diseñar junto a tu compañero/a vuestra relación “ideal”, ¿qué preguntas te harías?, ¿qué le preguntarías al otro?

Hasta la próxima,

Marina

2 comentarios sobre “Enamorarse

  1. Apoyo y subrayo tus palabras, Marina y me pongo la primera para seguir aprendiendo sobre el amor. Y una de las “preguntas”, a modo de sondeo corporal y emocional, que yo me hago es: ¿me siento cómoda y “en casa” con mi pareja? Parece una cosa obvia o sin importancia, pero es muy importante. ¡Gracias siempre por compartir tus reflexiones, amiga!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s