Efectos secundarios, léase antes de iniciar el camino hacia la consciencia.

background balance beach boulder
Photo by Pixabay on Pexels.com

En mi entorno abundan las personas que dicen haber iniciado un camino hacia la consciencia, incluida yo. Cada uno emprende este sendero a su manera. Todas ellas conducen al mismo lugar, al centro de uno mismo.

Las condiciones que, la mayoría, hemos leído y experimentado, en cierto grado de profundidad, es que para vivir conscientemente es necesario habitar el presente, asumir al 100% nuestra responsabilidad, orientarnos hacia la reconciliación, alcanzar el mayor grado de aceptación y rendición a lo que es, en resumen, estar en el Adulto, como diríamos en Análisis Transaccional.

Lo que en pocos textos añaden es que tomar esta decisión implica efectos secundarios. Enumero algunos.

  1. Es una decisión irreversible. Una vez que inicias el camino se apodera de ti una fuerza mucho más grande que la propia voluntad  que te empuja hacia la consciencia. Es del todo imposible regresar al punto de partida.
  2. Decidir ser una persona consciente implica soledad. Se transitan espacios de soledad, por tiempo indefinido, donde serán imprescindibles el silencio y la quietud.
  3. El viaje tiene un destino muy próximo, tu interior. Se trata más de profundizar que de avanzar. Necesitamos a los demás para que nos reflejen lo que no podemos ver. Del mismo modo, que necesitamos un espejo para ver nuestra nariz, pues está tan próxima de nosotros que no la puedemos ver. La batalla se libra dentro de uno. Únicamente podemos decidir en primera persona si abandonamos la lucha, el lenguaje bélico, la confrontación y si nos rendimos a lo que es, si nos orientamos hacia el sí a la vida.
  4. Veremos de cerca a nuestros mayores miedos. Precisando recuperar las perlas del pasado y actualizar los recursos que nos llevaron a avanzar. Te propongo como recurso, mirar de frente al miedo con los ojos de hoy y no con los ojos que lo crearon. Este acto te ayudará a dimensionarlo. Aceptar y agradecer que te ha permitido llegar hasta aquí es parte del proceso de integración.
  5. La sombra estará presente. Descubriremos, si es que no lo hemos descubierto ya, que todo lo que detestamos en los demás es lo que no nos permitimos. Conectaremos con la genuina humildad, que no es otra cosa que sabernos igual a los demás. Descubriremos que no somos ese ser especial que hemos creado en la mente, somos uno más y sólo uno más.
  6. Renunciar a tus creencias y al deseo de comprender. Inevitablemente uno de los grandes desafíos será cuestionar tus propias creencias, averiguar que tú las has elegido y decidir si continuas viajando con ellas o las despides con amor y te abres a lo nuevo. Este proceso lleva implícito renunciar a comprender. La mayoría del tiempo no sabemos cómo, ni por qué, ni para qué. La gran noticia es que no es necesario. Hay un momento, bastante vertiginoso, en el que la vida te pedirá que te lances, que confíes, (ese fue el momento donde yo comprendí lo que es la fe). Es como tirarse en paracaídas, parece que te lanzas al vacío, pero es una percepción errónea, te lanzas a un fluido que te sostiene y que te ofrece exactamente lo que necesitas. Pura magia y misterio. Fascinación e inocencia prístina.
  7. Todo lo que es fuera es dentro. Parece una frase trivial, ¿verdad? La vida se encargará de que experimentes la dimensión de estas 7 palabras.
  8. El dolor y el daño son parte del viaje. Todas las rosas tienen espinas, por decirlo de manera más poética. Antes o después descubrirás que te hicieron un gran regalo aquellos que te dañaron. Que devolver el daño, un poco menos de lo recibido, es respetar los ordenes del amor. Que causar daño es necesario e inevitable, tanto como asumir el 100% de la responsabilidad y decidir reparar, sabiendo que nuestros actos son imborrables.
  9. La reconciliación es parada “obligatoria”. Reconciliarte contigo mismo, con tu lado femenino y masculino, con independencia de tu sexo, con tu pasado, con tus raíces resulta ineludible en el camino de la consciencia.
  10. Sí o sí o sí el amor será tu guía. Hemos utilizado tanto la palabra amor para describir porciones, que cuando tenemos la experiencia de su dimensión real, de su totalidad resulta una vivencia abrumadora. Para mí lo fue, aunque estoy infinitamente agradecida.
  11. Redoble de tambores, que me gusta decir para anunciar que, es un trayecto infinito, donde transitar es objetivo, meta, propósito y sentido. No hay descansos ni vacaciones. Entramos en el flujo constante e infinito que la vida nos propone.

Este texto nace tras haber leído varios textos de mujeres que hacían referencia a la decisión de elegir una pareja consciente, a las consecuencias, a los riesgos, al compromiso de ser lo que deseas atraer. Nace en un momento vital desafiante donde la vida me propone una nueva vuelta de tuerca a las profundidades de mis relaciones. Nace tras horas de reflexión, de conexión con mi SER y de meditación. En resumen, nace de asumir mi imperfección, mis errores, mis aciertos, de abrirme al dolor y dejar que drenen las lágrimas ahogadas, sabiendo que ahora puedo acogerme con compasión, sabiendo que todos los desafíos que la vida me propone son oportunidades para ahondar en este camino que inicié, algún día de mi vida, y que me resulta fascinante. Nace con el deseo de acompañarte, de poner el foco en ti, el mismo que un día alguien puso en mí.

Hasta la próxima semana,

Marina

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s