Poniendo en forma la fuerza de voluntad

concept of sports training
Photo by cottonbro on Pexels.com

Aprovechando el interés que estamos mostrando para ejercitar los músculos de nuestro cuerpo, os propongo ejercitar el musculo de la fuerza de voluntad.

Mi impresión, y también mi vivencia, es que el covid-19 ha venido para mostrarnos algo a cada uno de nosotros. Aún no he madurado e integrado todo lo que me está mostrando, estoy centrada en vivirlo. Cuando haya madurado, si siento que puede aportar algo a los demás, me comprometo a compartirlo en este espacio.

¿Para qué traigo hoy el tema de la

fuerza de voluntad?

En el último curso que hice con la Escuela Jung me enseñaron que cuando nuestra voluntad disminuye percibimos:

  • estrés
  • distracción
  • insomnio
  • tendencia a consumir alcohol

¿Os suena?

Cuando entrenamos nuestra fuerza de voluntad lo que conseguimos es:

  • conectar nuestros dos hemisferios cerebrales
  • entramos en coherencia cardiaca
  • aumenta nuestra memoria
  • tenemos mayor conciencia de nuestro cuerpo, de nuestros pensamientos y de nuestros actos
  • estamos en condiciones de observar lo que sucede, sin emitir juicios
  • vivimos el mayor tiempo en el presente
  • nos comprometemos con nuestros sueños/objetivos/vida
  • estamos al servicio de lo que la vida nos pide de manera consciente

¿Cómo se entrena la fuerza de voluntad?

Esbozo tres propuestas:

  1. La practica de 10-20 minutos al día de meditación entrena el músculo de la voluntad. En plataformas como YouTube, Spotify e iVoox puedes encontrar múltiples propuestas de meditaciones guiadas.
  2. Realizando ejercicios que conectan los dos hemisferios cerebrales (tocar la rodilla derecha con la mano izquierda y luego la rodilla izquierda con la mano derecha, dibujar figuras geométricas al aire, primero con una mano, luego con la otra y por último con las dos a la vez, bailar…)
  3. Escuchando música que favorezca la coherencia cardiaca mientras respiramos conscientemente.

¿Que relación encuentro entre la fuerza de voluntad y la situación actual?

  • Estar confinado en casa, tiene varias lecturas, la mía es : en casa estoy a salvo.
  • Apelar a la responsabilidad individual, tiene varias lecturas, la mía es: me tratan como el Adulto que soy.
  • Enseñarme como prevenir un contagio, tiene varias lecturas, la mía es: me están dotando de recursos.
  • Solicitar mi colaboración y participación, tiene varias lecturas, la mía es: me tratan de igual a igual y confían en mí

A partir de aquí cada uno llegará a sus propias conclusiones.

Cada uno que decida en qué emplea su tiempo en casa, qué músculos quiere ejercitar, cuáles son sus fuentes de información, qué hace cuando no sabe algo, qué nivel de compromiso está dispuesto a asumir, qué nivel de creatividad añade, qué medidas de protección/desprotección quiere aplicar, qué tipo de liderazgo favorece/aniquila la autonomía personal, cómo quiere contribuir en esta crisis sanitaria…

Para terminar acentúo una reflexión:

¿soy confiable?

¿qué hago para serlo/ no serlo?

¿quiero ser confiable?

Hasta la próxima,

Marina

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s